Toral de los vados



De camino a León sentí un sobresalto al acercarme a Toral del los vados, un sobresalto de alegría al ver
que el color amarillo lo invadía todo a ambos lados de la carretera.
Estamos en otoño y los viñedos que en otra época del año podrían pasar desapercibidos
en esta ocasión era imposible.... imposible pasar de largo y no detenerse pues incluso los árboles que desconozco si son álamos, olmos ,chopos.... destacaban con su altura y su color amarillo también.
La estancia fue corta y con algo de lluvia, aún así la cementera también quiso posar entre viñedos y la hora azul se hizo  hueco también en la estación del tren, incluso un precioso y enorme mural al lado de la estación ferroviaria robaba protagonismo a lo citado anteriormente.
Toral de los vados me ha gustado verte, volveré para fotografiarte con tiempo. 



























Comentarios