jueves, 2 de junio de 2016

Érase una vez las lavandeiras de Sillobre.....

El pasado mes de mayo se celebró en mi tierra natal la recreación de un oficio ya desaparecido, el de las lavandeiras. Las más conocidas para mi eran "Las de Teresa" y "Las Landeiras" Pepita y Milagros.
No hace tantos años... más siendo muy niña las recuerdo ver llegar con los enormes lotes de ropa sobre sus cabezas. Se dirigían desde Sillobre al muelle de Perlío donde se subían a la lancha que las llevaba hasta Ferrol. Las lavandeiras trabajaban para familias pudientes, lavaban la ropa sucia de toda la semana y cuando volvían se la llevaban limpia.
Se dice que de Sillobre al muelle de Perlío y viceversa iban en carros de vacas, algo dificil de recrear hoy en día pues ya nadie tiene vacas en la zona, ni carros de madera como los de entonces.
En esta ocasión se hizo con carros de caballos actuales y llegados al atrio de la iglesia de Sillobre cada lavandera cogía su atillo e iba al lavadero de Mérita.
Lavar en invierno con la luz de un candil, lavar y lavar, enjabonar, usar ceniza para clarear y mojar cada vez que se secaba, volver aclarar y tender sobre un seto o algún arbusto que soportase el peso de las sábanas o prendas sin el uso de pinzas, recoger y vuelta a Ferrol a dejar la ropa limpia y traer la sucia, así era la labor de estas mujeres antaño.
Otras muchas mujeres no lavando la ropa de otras familias lavaban la suya propia, algo que con la llegada de las nuevas tecnologías se ha perdido.Los lavaderos eran centros de reunión donde se hablaba y comentaban acontecimientos novedades etc, las niñas acompañaban a sus madres/abuelas, siempre querían imitar a las mayores y para entretenerlas les daban a lavar pequeñas prendas y las últimas lascas de jabón....
La recreación de este evento en el atrio de Sillobre se complementa con tareas cotidianas como el hilado de la lana, confección de prendas de lana, la costurera, la panadería, cestería, bolillos, la escuela, los niños, el maestro, el cura...  no ha faltado la banda de gaitas para amenizar y tampoco la representación de una simpática obra de teatro. 
Es de admirar la disposición de los vecinos participantes quienes han colaborado para llevar a cabo tan bonito evento, felicidades a ellos y a toda la organización por haberlo hecho posible.
Mis humildes fotos con todo mi cariño y afecto a la tierra que me vio nacer y crecer.










































4 comentarios:

Eva dijo...

Me encantan!!!
Parece que las dos nos fijamos en la faldas del traje gallego ;-).
Espero que podamos volver juntas el año que viene.
Besos.

Ana dijo...

Muchas gracias por las fotos. Que gusto me da leerte estas palabras con tanto cariño. Dedicadas a mi tierra y a esas mujeres de las que tanto tenemos que aprender. Gracias

Gelis López dijo...

Se hará lo posible por volver el año próximo Eva, me alegro que te hayan gustado las fotos.
Es mi tierra... son mi gente y el día de la recreación del evento he hecho un alto en mi camino para fotografiar a muchos de ellos y así poder guardar con especial cariño el 7 de mayo de 2016 en el baúl de mi memoria.
Muchos recuerdos y buenas sensaciones estuvieron mi mente entre foto y foto, mientras las escenas recreadas se fueron sucediendo, la escuela, la iglesia, el atrio, el río de lavar, el horno de Ramón,la tienda del señor Cupeiro,la máquina de coser, el teatro..todo tan familiar.
Los agradecimientos son para las personas que con su esfuerzo y dedicación han hecho posible revivir tradiciones como esta, indudablemente ha merecido la pena estar presente.
Muchas gracias!!

Ovidio Aldegunde Álvarez dijo...

Precioso trabajo Gelis, el cariño y el orgullo por lo propio siempre da excelentes frutos. Enhorabuena y abrazo!!