sábado, 20 de febrero de 2016

Cudillero


Cudillero siempre  ha vivido del mar, con los nuevos tiempos también lo hace del turismo.
En verano son muchos los visitantes que se acercan a este pintoresco pueblo pesquero Asturiano para comprobar in situ que realmente merece la pena hacer un alto en el camino.
Para tener una visión perfecta del casco urbano, el cual parece un anfiteatro, hay que verlo desde el puerto. Cuando llegamos a la Plaza de la Marina uno se queda fascinado por el tremendo colorido de sus casas, todas apiñadas unas encima de las otras parece que vayan a caer sobre nosotros.
Pasear por Cudillero necesita dosis de paciencia pues sus calles son muy empinadas y estrechas, pero después de llegar a los miradores, las vistas merecen la pena.
Mientras ascendemos y colgados delante de sus ventanas me sorprenden unas cosas extrañas secas que no se lo que son, más tarde en el puerto vi que eran pescados "Curadillos", escualos que se secan con la brisa del mar, dicen los "Pixuetos" que están deliciosos.
La subida continua hasta llegar al mirador de la Garita de la Atalaya desde donde puede verse el faro y los dos puertos, el nuevo y el viejo.
En la plaza hay muchas sidrerías con terrazas y buenos restaurantes los cuales ofrecen al visitante productos de excelente calidad.
Dejo un enlace, al final del mismo pueden verse fotografías antiguas de Cudillero, cuanto ha cambiado todo. http://www.cudillero.es/es/historia





















2 comentarios:

Eva dijo...

Me encantan las de las redes y las de los pescados secando.

Gelis López dijo...

Es un lugar que da mucho juego fotográfico con la luz adecuada y sin prisas algo que en ninguna de las dos veces a las que corresponden las fotos se dió, aun así he querido que estén en este álbum de los recuerdos.
Las de los pescados y las redes nos llaman la atención porque no acostumbramos a verlo en nuestra zona.