jueves, 8 de mayo de 2008

Me quiere no me quiere

















Desde tiempos inmemorables la margarita ha hecho acto de presencia en nuestras vidas.
Los antiguos la llamaban perla por sus pétalos nacarados, y no dejando de ser una simple flor su nombre lo llevan desde una isla a una mujer, de una pizza a una bebida y de pequeños nos entreteníamos arrancando sus pétalos uno a uno hasta dejarla deshojada.

No hay comentarios: